Antes del “sí, acepto”

Temas que hablar con tu pareja antes de dar el gran paso.

Eres decidida: sabes lo que quieres. En cada momento tus pasos se han encaminado a lograr tus metas. Hoy te encuentras frente a una nueva aventura: unir tu vida en matrimonio.  Una boda es un suceso extraordinario y, aunque muchas soñamos con cada detalle de ese día, dejamos de lado lo que pasa una vez que la luna de miel termina y empieza una nueva realidad en pareja: la vida de casados.

Recorrer los días al lado de tu pareja puede ser tan hermoso como aterrador, siendo ahí donde aquello que dijeron (o no dijeron) sale a relucir. Deja que tu corazón te guíe y tu cerebro lo siga muy de cerca, creando el ambiente idóneo para dialogar de manera abierta y respetuosa sobre los aspectos que marcarán su futuro. Una gran opción es dedicar un fin de semana a ustedes, dejar de lado los compromisos y dispositivos para trazar un plan en conjunto. Pueden quedarse en casa o tomar un pequeño viaje en carretera, lo importante es encontrar el tiempo para hablar con sinceridad. ¿Tienes algo en mente? Acá te dejamos algunas pautas para lograrlo:

Balance entre trabajo y vida personal

No es lo mismo cancelar un plan porque alguno tiene demasiado trabajo que sobrellevar un horario demandante. Su nueva rutina debe tener espacio para esas cosas que tanto disfrutan. Son prioridad. Incluso pueden ser parte de su agenda o crear una especial para ellas.

Dinámica familiar

Una vez que se casan dan vida a una nueva familia que debe ser el centro de sus acciones. Acuerden juntos los horarios de visitas de sus padres, hermanos y amigos, así como el peso de su opinión a la hora de tomar decisiones y qué tan importante es su privacidad hacia ellos. Esto les ahorrará muchas peleas.

Expectativas

Cuando estamos enamoradas vemos todo a través de un filtro que a veces nos lleva a idealizar a nuestra pareja, quien cae del pedestal donde nosotras mismas lo pusimos cuando, como todos, comete un error. Somos humanos y los conflictos son inminentes, por lo que es vital ser honesto con lo que esperas de tu pareja.

Estos tres puntos pueden servirles para iniciar la conversación, pero son libres de agregar los que ustedes consideren adecuados. Cuiden sus palabras y piensen bien todo lo que sale de su boca, respiren y prepárense para hacer más sólida su relación. 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll Up