Actitud mission driven

Ha llegado el momento en que los motivos para emprender un negocio van más allá de ganar dinero. Estamos frente a una generación de entrepeneurs que quiere cambiar el mundo.

“Resiliencia” es un término que se origina en la psicología y cuyo significado original se refería a la capacidad de una persona para recuperarse de momentos adversos. Sin embargo, la palabra ha evolucionado y ha sido adoptada como estandarte por los entrepeneurs para referirse a una actitud casi subversiva de enfrentar los problemas de la humanidad y crecer a partir de ellos. Así, vemos que las misiones de muchas nuevas empresas reflejan esta resiliencia y el ímpetu por alcanzar algo que es más grande e importante que la propia organización.

Generar ganancias monetarias ya no es la meta principal.

La tendencia hoy día son las empresas impulsadas por una misión (mission driven, en inglés); empresas conscientes de que un negocio necesita ganar dinero, pero en su lugar, priorizan como meta a la importancia y el impacto de su quehacer. Lo que estos entrepeneurs buscan es cambiar el mundo (en diferentes escalas, desde luego), crear oportunidades de trabajo y desarrollo para la gente en sus lugares de origen y dar algo de vuelta a la comunidad. Se trata de resolver un problema mientras hacen algo que les apasiona.

Este profundo arraigo hacia un propósito asume una importancia crítica al momento de emprender un nuevo proyecto. En general, los entrepeneurs impulsados por una misión comparten cuatro características: asumen los tiempos difíciles como oportunidades de crecimiento; asignan altos estándares de calidad a sus negocios; integran a otras personas que comparten sus valores y fomentan y celebran la lealtad de los clientes a su causa.

En un inicio, la actitud mission driven era adoptada por organizaciones dedicadas al activismo, la caridad o el desarrollo social; pero la tendencia se ha expandido a otros sectores, especialmente a la tecnología. Así, vemos a jóvenes empresas que venden una app que facilita la vida de jóvenes con diabetes o que distribuyen popotes biodegradables; siempre con un objetivo trascendente en mente, pero sin perder de vista el factor negocio.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll Up