6 beneficios del aceite de coco

Mucho se habla, desde hace unos años, sobre el aceite de coco y sus extraordinarios beneficios. Por supuesto, antes de creer cualquier cosa, debemos investigarlo. Es por eso que aquí te traemos seis beneficios que comprobamos nosotras mismas, empírica y científicamente.

1. Hidrata la piel
Investigamos y sabemos que contiene un alto volumen de vitamina E. El aceite de coco es el ingrediente principal de muchos productos de belleza enfocados en el cuidado de la piel. Los resultados se sienten de inmediato, más si eres de piel seca.

2. Acelera el metabolismo y quema grasas
A diferencia de otros aceites naturales, el aceite de coco contiene triglicéridos de cadena media, cuya cualidad es la de incrementar el gasto energético haciendo que las calorías naturales del aceite quemen grasas.

3. Combate bacterias, hongos y virus
El aceite de coco contiene ácido láurico en casi el 50 % de sus ácidos grasos totales. Al ser digerido, se forma un monoglicérido llamado monolaurina, capaz de matar bacterias, hongos y virus.

4. Reduce el riesgo de accidentes cardiovasculares
Está cargado de grasas saturadas que no afectan el perfil lípido de la sangre (este último dato ya corroborado luego de muchos años de desinformación científica), ellas se encargan de producir HDL (comúnmente conocido como “colesterol bueno”) y cambian el LDL (“colesterol malo”) por uno ligeramente más benigno.

5. Conserva un porcentaje de sus nutrientes al usarlo para freír alimentos
¡Y no es tóxico! Muchos aceites, como los de girasol o cacahuate, adquieren un ligero grado de toxicidad al estar expuestos a altas temperaturas.
Por otro lado, el aceite de oliva no sufre de daños en su estructura química que lo convierta en algo “peligroso”, pero pierde el cien por ciento de sus beneficios.

6. Posee agentes anticonvulsivos
Al ser un alimento cetogenénico (de alto contenido graso y bajo contenido de carbohidratos), se han encontrado relaciones entre las actividades del hígado
con eventos convulsivos en niños pequeños.
Se ha descubierto entonces que los cuerpos cetógenos producidos por el hígado y
redirigidos al torrente sanguíneo tienen un efecto positivo en los episodios convulsivos.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll Up