Despierta, empresa, despierta

Respetar la evolución de la empresa implica necesariamente aceptar su constante crecimiento con rentabilidad.

La empresa debe “renovarse o morir”. De no ser capaces de jugar el juego con las nuevas reglas, donde la demanda ha evolucionado, puede ser mortal para el negocio.

Muchas empresas, sobre todo las pymes y los negocios familiares, albergan una falsa creencia, y es la siguiente: si logras sobrevivir a los tres años de operación, estás a salvo de problemas económicos; tu negocio prosperará.

Tres de cada diez empresarios en México postergan la transformación corporativa de su empresa. Un cambio en la estrategia de negocio implica readaptarse a las necesidades del mercado, observar los posibles avances tecnológicos y adelantarse a la crisis.

Un punto de partida esencial para evitar el estancamiento y estar al corriente del entorno es el ya famoso análisis FODA (Fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas). Esta herramienta nos ayudará a reaccionar más rápido y a tomar decisiones de manera más eficiente. El análisis FODA se puede aplicar a la vida corporativa para hacer un diagnóstico del negocio y sus servicios. He aquí sus componentes:

Al hacer este análisis, es posible poner los problemas en perspectiva y puntualizar qué falta por hacer. Es recomendable aplicar el análisis FODA también en los competidores.

Es cierto que existen ciertas dificultades al momento de implementar cambios: resistencia por par te de los empleados; la aparición de gastos adicionales al innovar los activos de la empresa; incluso apego sentimental a cier tas políticas establecidas por los jefes anteriores. Pero, a la larga, un buen cambio podría evitar problemas (como los mencionados en párrafos anteriores) y asegurar la supervivencia del negocio. Tengamos presente una cosa muy importante: el tiempo que el dueño tarde en implementar acciones para adaptarse a una nueva situación puede constituir la diferencia entre la vida y la muerte del negocio.

No hay que perder de vista que el objetivo principal de toda empresa es siempre crecer con rentabilidad para sus accionistas y terceros interesados, cumpliendo con su misión, visión, valores y objetivos estratégicos. Así que siempre hay que mantener los ojos abiertos para detectar las oportunidades que se presentan en este cambiante mercado mundial.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll Up